Reptiles y Quelonios

Los reptiles y quelonios (tortugas) son animales que requieren cierta experiencia y conocimientos. No deben adquirirse a la ligera, especialmente aquellos que pueden ser potencialmente peligrosos o especies invasoras.

Es muy importante tener en cuenta que algunos animales exóticos están protegidos por la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres normalmente conocido por CITES. Esto significa que al adquirir tu animal, deberán entregarte una documentación que demuestre su procedencia y un número CITES. Puedes encontrar más información aquí

La interacción con las personas es mínima, si quieres un animal para realizar actividades juntos, no deberías adquirir ninguno de este grupo.

Hay que diferenciar entre reptiles grandes como las serpientes de gran formato pitones o boas y los pequeños como iguanas o ciertas tortugas. Los reptiles grandes están totalmente desaconsejados, y en algunas Comunidades Autónomas es ilegal tenerlos.

Estos animales requieren de instalaciones más complejas que otros, con control de la temperatura, luz y humedad para un desarrollo adecuado y en casos terrarios o aqua-terrarios muy voluminosos por lo que el espacio es muy importante.

La inversión inicial puede ser muy alta debido a estas instalaciones, si bien luego el mantenimiento es un gasto medio. Ten en cuenta que ciertos  reptiles y quelonios pueden requerir de tratamientos muy especializados

Es importante informarse adecuadamente sobre las particularidades de nuestro animal. Algunos precisan alimento vivo, otros alimentos frescos lo cual complica algo su mantenimiento. Busca consejo profesional.

Otro aspecto a considerar es que algunos de estos animales pueden ser muy longevos por lo que la responsabilidad adquirida es a muy largo plazo, además del hecho que algunos reptiles o quelonios tienen un crecimiento muy grande por lo que las instalaciones y condiciones iniciales tendrán que cambiar varias veces a lo largo de su vida. Este último aspecto es muy importante a la hora de calcular el espacio necesario.

Estos animales no precisan estrictamente de la presencia humana, siempre y cuando sus necesidades estén cubiertas. Si no vas a estar, deberás encargarle a alguien experimentado sus cuidados, o al menos alguien que supervise los automatismos.

Para conocer todos los pasos que conlleva la tenencia responsable de animales, consulta y descárgate la guía sobre tenencia responsable.


Share on FacebookTweet about this on Twitter