¿Necesita mi perro adiestramiento?

Nuestro perro es sin duda el mejor del mundo, el más gracioso, el más cariñoso, el más peludo, el más… ¿educado?

chica y perroEs posible que al leer el párrafo anterior te hayan venido a la mente algunas escenas que te hagan dudar: quizás nuestro perro no sea el más educado del mundo, quizás no sea el más educado del barrio, quizás no sea el más educado del edificio… quizás necesite adiestramiento.

Algunos de los siguientes signos te indicarán que tu perro claramente necesita adiestramiento:

  • Cuando estoy en casa con él, es muy tranquilo, pero me han dicho que ladra mucho cuando no estoy. Además la ha tomado con el sofá y alguna vez me ha dejado un “regalito” en el salón.
  • Debo vigilar la mesa cuando dejo comida, o la robará en cuanto me dé la vuelta. Además cuando estamos sentados no para de pedir a la mesa, es bastante pesado.
  • Es muy cariñoso, se sube a todo el mundo, claro que eso puede ser un problema cuando venimos del parque los días de lluvia. Y al señor del segundo,  que no le gusta que se le suba.
  • No suele tirar de la correa, a menos que vea otros perros, o con las palomas. Bueno, y a veces cuando pasa alguien corriendo o ve comida.
  • En general es silencioso, pero le ladra a los gatos, palomas, bicicletas, corredores, perros grandes, señoras con sombrero y a los payasos.
  • Cuando se encuentra con ese perro negro tan grande del parque le tengo que poner el bozal y cruzarme de acera. Se tienen bastante manía.
  • El ayuntamiento le debería contratar como aspiradora, va cogiendo todo lo que encuentra por la calle. Parece que no le damos de comer en casa.
  • Duerme en mi cama. Se sube en cuanto me duermo, hasta ha aprendido a abrir la puerta. En invierno todavía, pero en verano da mucho calor.
  • A veces le aterroriza la calle y la gente. Se pone muy nervioso con los ruidos, se encoge y hasta gruñe.
  • Cuando salimos de paseo y le quito la correa, va por libre, y por más que le llamo no acaba de venir y dejarse poner la correa otra vez. Siempre me toca correr tras él, y lo peor es que a veces ha cruzado la calle solo.
  • Por más que le doy órdenes y premios no consigo que haga lo que quiero. ¿A ver si va a ser sordo?

Si te ves identificado con al menos tres de estos comportamientos, es casi seguro que tu perro necesita adiestramiento. Piensa que el beneficio será sin duda mucho mayor que el coste que te pueda suponer. Con un perro perfectamente adiestrado la experiencia de tener una mascota será mucho más satisfactoria para ambos, pues podréis acceder al creciente número de locales “dog friendly” como restaurantes, tiendas, hoteles, resorts, etc. y practicar muchas más actividades juntos.

Debes buscar un adiestrador de confianza, profesional con experiencia. Casi seguro que tu veterinario podrá recomendarte a alguien. Es muy importante empezar lo antes posible.

En todo momento debéis trabajar mano a mano con el adiestrador para aprender a manejaros por vuestra cuenta y poder continuar el trabajo una vez haya terminado el adiestramiento profesional. De nada sirve que tu perro obedezca ciegamente al adiestrador, si no obedece después a todos los integrantes de la familia que debe considerar sus “propietarios” y comportarse adecuadamente con el resto del mundo.

Debéis saber cómo reaccionar en todas las situaciones que se puedan presentar, y no olvidéis que cada perro es un mundo, si adquirís una nueva mascota será necesario empezar desde cero de nuevo con apoyo profesional.

El adiestramiento no tiene ningún valor si no es continuo, y por parte de todas las personas que vivan en casa. Se trata de un trabajo que requiere mucha paciencia y dedicación. El adiestramiento en casa es una tarea continua a lo largo de toda la vida del animal.

#eresresponsable

La primavera y sus “peligros”