¿Necesita mi perro adiestramiento?

Nuestro perro es sin duda el mejor del mundo, el más gracioso, el más cariñoso, el más peludo, el más… ¿educado?

chica y perroEs posible que al leer el párrafo anterior te hayan venido a la mente algunas escenas que te hagan dudar: quizás nuestro perro no sea el más educado del mundo, quizás no sea el más educado del barrio, quizás no sea el más educado del edificio… quizás necesite adiestramiento.

Algunos de los siguientes signos te indicarán que tu perro claramente necesita adiestramiento:

  • Cuando estoy en casa con él, es muy tranquilo, pero me han dicho que ladra mucho cuando no estoy. Además la ha tomado con el sofá y alguna vez me ha dejado un “regalito” en el salón.
  • Debo vigilar la mesa cuando dejo comida, o la robará en cuanto me dé la vuelta. Además cuando estamos sentados no para de pedir a la mesa, es bastante pesado.
  • Es muy cariñoso, se sube a todo el mundo, claro que eso puede ser un problema cuando venimos del parque los días de lluvia. Y al señor del segundo,  que no le gusta que se le suba.
  • No suele tirar de la correa, a menos que vea otros perros, o con las palomas. Bueno, y a veces cuando pasa alguien corriendo o ve comida.
  • En general es silencioso, pero le ladra a los gatos, palomas, bicicletas, corredores, perros grandes, señoras con sombrero y a los payasos.
  • Cuando se encuentra con ese perro negro tan grande del parque le tengo que poner el bozal y cruzarme de acera. Se tienen bastante manía.
  • El ayuntamiento le debería contratar como aspiradora, va cogiendo todo lo que encuentra por la calle. Parece que no le damos de comer en casa.
  • Duerme en mi cama. Se sube en cuanto me duermo, hasta ha aprendido a abrir la puerta. En invierno todavía, pero en verano da mucho calor.
  • A veces le aterroriza la calle y la gente. Se pone muy nervioso con los ruidos, se encoge y hasta gruñe.
  • Cuando salimos de paseo y le quito la correa, va por libre, y por más que le llamo no acaba de venir y dejarse poner la correa otra vez. Siempre me toca correr tras él, y lo peor es que a veces ha cruzado la calle solo.
  • Por más que le doy órdenes y premios no consigo que haga lo que quiero. ¿A ver si va a ser sordo?

Si te ves identificado con al menos tres de estos comportamientos, es casi seguro que tu perro necesita adiestramiento. Piensa que el beneficio será sin duda mucho mayor que el coste que te pueda suponer. Con un perro perfectamente adiestrado la experiencia de tener una mascota será mucho más satisfactoria para ambos, pues podréis acceder al creciente número de locales “dog friendly” como restaurantes, tiendas, hoteles, resorts, etc. y practicar muchas más actividades juntos.

Debes buscar un adiestrador de confianza, profesional con experiencia. Casi seguro que tu veterinario podrá recomendarte a alguien. Es muy importante empezar lo antes posible.

En todo momento debéis trabajar mano a mano con el adiestrador para aprender a manejaros por vuestra cuenta y poder continuar el trabajo una vez haya terminado el adiestramiento profesional. De nada sirve que tu perro obedezca ciegamente al adiestrador, si no obedece después a todos los integrantes de la familia que debe considerar sus “propietarios” y comportarse adecuadamente con el resto del mundo.

Debéis saber cómo reaccionar en todas las situaciones que se puedan presentar, y no olvidéis que cada perro es un mundo, si adquirís una nueva mascota será necesario empezar desde cero de nuevo con apoyo profesional.

El adiestramiento no tiene ningún valor si no es continuo, y por parte de todas las personas que vivan en casa. Se trata de un trabajo que requiere mucha paciencia y dedicación. El adiestramiento en casa es una tarea continua a lo largo de toda la vida del animal.

#eresresponsable

La primavera y sus “peligros”

Después de estar quejándonos de los días grises y las pocas horas de luz, lo conseguimos, hemos sobrevivido al invierno y ya está aquí por fin la primavera.
Pero esta estación tan bucólica y pastoril no está exenta de peligros, o más bien complicaciones, tanto para nosotros como para nuestros animales. En eresresponsable, como no podía ser menos, os vamos a hablar del efecto de esta estación en nuestras mascotas.

La naturaleza nos ataca

De todos los “peligros” que nos pueden amenazar en primavera en las zonas verdes, hay dos que merecen la pena mencionar, la oruga procesionaria del pino y las espigas. Puesto que la temporada de la oruga es relativamente corta y está finalizando, hoy nos centraremos en las dichosas espigas.

El caso de las espigas, es el de un enemigo silencioso. La espiga se introduce con frecuencia en el canal auditivo de los animales y una vez ahí puede progresar hacia dentro, produciendo una reacción inflamatoria que acabará con casi total seguridad en una otitis infecciosa, que puede llegar a ser bastante grave, especialmente en perros de oreja péndula en los que el canal no ventila adecuadamente.

Después de un paseo por una zona verde, es una buena política invertir un par de minutos en realizar una revisión de oídos, que nos puede ahorrar semanas de tratamiento. En cualquier caso si dudas, acude a tu veterinario.

Una cuestión más a tener en cuenta son las alergias. Estas no solo se presentan en el campo o en el parque; con la llegada de la primavera es frecuente que se nos despierte el instinto jardinero y adquiramos plantas para decorar nuestro hogar. Es importante asegurarnos en primer lugar que las plantas no sean tóxicas, puesto que nuestras mascotas se pueden sentir tentadas de probarlas, pero además existe la posibilidad de que nuestras mascotas desarrollen alergias.

veterinaria con gato

Debes estar atento a síntomas como un moqueo excesivo y muy líquido, irritación o pequeños granitos en las orejas, hocico u ojos fundamentalmente, aunque también pueden aparecer en el resto del cuerpo. Estornudos con una frecuencia mucho mayor a la habitual, o incluso irritación entre los dedos o cualquier otra mucosa. En casos muy raros se pueden describir alteraciones respiratorias graves que detectareis porque al respirar el animal, oiréis como un silbido.

La solución es sencilla: Acude a tu veterinario, él sabrá recomendarte la medicación adecuada para que paséis la primavera de una forma razonable.

Bichos, bichos y más bichos

Cuando hablamos de parásitos, es obvio que es algo que tenemos que vigilar todo el año, pero es verdad que con la primavera florecen todas las flores, y muchos parásitos. La subida de temperaturas, la humedad y las horas de luz propician que haya más insectos, arácnidos y parásitos en general por lo que este es un buen momento para renovar el collar antiparasitario o comprar las pipetas y las pastillas, que seguro que llevamos algo de retraso respecto a lo que nos recomendó el veterinario.

Existe un caso sobre el que tenemos que tener especial cuidado por la gravedad de la enfermedad que produce, es el caso de Leishmania infantum que produce la Leishmaniosis canina. Seguro que habéis oído hablar de ella y ya sabéis que se transmite por la picadura de un tipo de mosquito llamado flebótomo. Para prevenir el contagio seguid las siguientes recomendaciones:

  • Aseguraros de poner a vuestro perro un collar repelente de mosquitos, pipetas o cualquier otro repelente de mosquitos. Aseguraros que aún está activo.
  • No paseéis con vuestro perro por zonas donde haya agua, especialmente en las horas de menos calor, amanecer y anochecer y especialmente de mayo a octubre.
  • Si vivís o veraneáis en una zona con gran incidencia de Leshmaniosis puede ser conveniente instalar mosquiteras en vuestro hogar o residencia de vacaciones.
  • Existen algunas vacunas que incrementan la protección. Consulta a tu veterinario sobre la conveniencia de vacunar a tu perro.

Perros y gato

Y para terminar, si tu mascota tiene el pelo largo, ve preparando la aspiradora, porque mudará todo su pelo en esta estación, aunque con las calefacciones es un proceso que se da a lo largo de todo el año, en primavera notarás que se multiplica por diez.

Recuerda recomendar www.eresresponsable.es en redes con nuestro:

#eresresponsable

La Subdelegación de Gobierno en Burgos participa en la difusión de la campaña #eresresponsable

La Subdelegación de Gobierno en Burgos ha participado en la difusión de la campaña #eresresponsable, llevando la tenencia responsable a dos centros educativos de la provincia, con la colaboración de la unidad canina del Ejército de Tierra.

Tras una charla en la que se ha incidido en la responsabilidad que conlleva tener un animal de compañía, así como en las consecuencias de no ser responsables, los alumnos han disfrutado de una exhibición con la participación de 5 perros que realizaron diversos ejercicios de obediencia, detección de sustancias y diferentes pruebas de habilidad.

smartcapture
Foto 1
smartcapture
Foto 2
Foto 4
Foto 3

Recordamos a todos los colegios que estén interesados en dedicar una jornada a la tenencia responsable de animales de compañía, que disponen de material específico en el siguiente enlace de la página web de la campaña:
http://eresresponsable.es/material-para-colegios/

Día mundial de la fauna silvestre

Definitivamente NO, los animales silvestres NO son mascotas

A priori si preguntamos, todo el mundo está de acuerdo con esta afirmación, pero es sorprendente cuantas veces no se cumple debido a diversos comportamientos inadecuados que no nos llaman la atención en muchos casos. Hoy vamos a hablar de estos comportamientos que debemos ayudar a corregir en nuestra sociedad.

Lo primero que tenemos que tener claro, es que el campo o la playa no son tiendas de animales en los que podemos llevarnos lo que queramos, ni tampoco son lugares terribles de los que rescatamos a los animales para darles una vida mejor. El medio silvestre es el entorno natural de los animales que allí habitan, es donde han nacido, y donde deben permanecer sin ser molestados durante toda su vida.

Durante muchos años en nuestro país, se han extraído de su hábitat tortugas de tierra, ranas y renacuajos, lagartos, cernícalos, vencejos, grajos, jilgueros, águilas o lechuzas entre otros y con distintos fines, hasta prácticamente llevar a varios de ellos al límite de la extinción.

Extraer un animal silvestre de su hábitat genera en este una situación de estrés que muchas veces no es capaz de superar. A esto se suma la incapacidad de adaptarse a la convivencia con los humanos, especialmente en animales adultos, y a nuestra incapacidad de proporcionarle un entorno o una alimentación adecuados en nuestros hogares, por no hablar de la imposibilidad de la mayoría de estas especies de criar en cautividad.

La situación no mejora cuando capturamos animales, los retenemos, y liberamos después. En muchas ocasiones estos animales no sobrevivirán. No hay más que pasear por la playa para ver a niños con cubos llenos de animales que tras horas en un cubo plástico soportando altas temperaturas, serán devueltos al mar al borde de la muerte, incapaces de recuperarse .

Eso en lo referente a los animales, pero ¿y en lo referente a las personas? Es importante señalar que los animales silvestres no provienen de un origen controlado como nuestras mascotas, pudiendo transmitir enfermedades infecciosas y parasitarias, o tratarse de especies agresivas o venenosas. No debemos confiarnos de su tamaño o aspecto aparentemente inofensivos. El ejemplo clásico de nuestra fauna es la preciosa salamandra que al manipularla secreta un fluido irritante para la piel y mucosas.

DISFRUTA DE LOS ANIMALES SILVESTRES EN LIBERTAD

En segundo lugar se encuentra la problemática de la adquisición de animales silvestres por canales ilegales. Esta es una práctica bastante más frecuente de lo que imaginamos. El tráfico de animales es el tercer negocio ilegal más lucrativo tras el tráfico de drogas y de personas.

Los animales que se obtienen por estos canales no poseen ninguna garantía sanitaria pudiendo transmitir enfermedades exóticas bastante graves. Se trata en su mayoría de animales capturados en su medio y transportados en condiciones pésimas que nunca se adaptarán por completo.

Solo los animales criados en cautividad, de una fuente fiable y de las especies reconocidas dentro del tratado internacional CITES pueden ser adquiridas como animales de compañía. Tened en cuenta que estos animales requieren de unos cuidados especiales, en general más complicados que los de las mascotas más convencionales por lo que se precisa de conocimientos especiales y el consejo de un experto.

NO COLABORES CON EL TRÁFICO ILEGAL DE ANIMALES

Por último indicaros unas pautas de cómo actuar ante estas situaciones.

  • Si observáis un animal exótico suelto, no intentéis capturarlo. Recordad que puede ser peligroso. Poneros en contacto con el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) en el 062 o en el número general de emergencias 112.
  • Si sabéis de alguien que comercie o posea un animal silvestre o un animal exótico ilegal podéis denunciarlo por la misma vía, o en caso de que os pueda comprometer, es posible colaborar de forma anónima aquí.
  • Si os decidís por una especie exótica aseguraros de que su procedencia es legal y fiable, y buscad consejo experto antes de adquirirla.

Celebra el día 3 de marzo con nosotros el día mundial de la fauna silvestre con una tenencia responsable.

#eresresponsable

Día internacional del gato

¿Estás pensando en adquirir un gato?

Si ya lo has pensado bien y te has decidido, aprovechamos que se acerca el 20 de febrero, primer día internacional del gato, (existen otras 2 celebraciones más de este día a lo largo del año) para contarte algunas cosas que te interesará conocer.

Para la ciencia, el gato es Felis silvestrus catus un mamífero carnívoro proveniente del gato salvaje y domesticado por el hombre en tiempos recientes, unos 9.000 años nada menos, pero con bastante posterioridad al perro.

Para los historiadores, es un animal venerado por varias civilizaciones, entre la que destacan los egipcios, que adoraban a la diosa Bastet, cuya representación era un gato, lo que hizo que estos animales fueran tratados de manera muy especial. Para los vietnamitas representan un signo del zodiaco y los chinos les dedican un año cada doce en su calendario.

¿Y para ti, qué es tu gato?

Dice el saber popular, que un perro vive para ti, mientras que un gato vive contigo. La verdad, es que no puede ser más cierto; adquirir un gato es como meter un compañero de piso en casa; será un buen compañero, podrás llegar a considerarle tu amigo, pero mantendrá su independencia y dejará clara su opinión sobre cada cosa que ocurra en su casa.

Sin duda el gato es el más peculiar de todas las mascotas con las que convivirás. Existen más de 60 razas de gato registradas y en cuanto a su carácter no hay dos gatos iguales. El gato es una continua fuente de sorpresas y satisfacciones, pero debes aprender a convivir con ellos tanto como ellos contigo. Empezamos:

Lo primero que debemos vigilar, como en todas las relaciones, es la comunicación. De casi todos es sabido que a diferencia del perro, cuando el gato agita bruscamente la cola no está en su mejor día. Otros signos que indican que debes dejarle su espacio, son las orejas echadas hacia atrás o un maullido ahogado entre dientes. Si tu gato tiene este aspecto no intentes calmarle, ni regañarle, simplemente déjale su espacio y espera a que se le pase. Ya tendrás tiempo de averiguar por qué se enfadó. Por el contrario, si tiene el rabo quieto o mueve distraídamente la punta, tiene los ojos medio cerrados y/o ronronea el mensaje es claro…a qué esperas para acariciarme durante las próximas dos horas.

Los gatos son buenos escaladores y les gustan bastante las alturas, y en contra de la leyenda no siempre van a saber bajar de donde han subido, especialmente los cachorros. Como es inevitable que se suban a todo lo que encuentren y tú no estarás dispuesto a retirar todos los muebles de casa, céntrate en si hay algunos que pudieran resultar un peligro muy concreto y déjale cierta cancha. Otra opción, es que aproveches las alturas para crearle una zona de juegos.

Hablando de peligros, cuando un gato entra en casa debes vigilar algunos detalles como por ejemplo el tema de las plantas, es frecuente que los gatos mordisqueen por instinto las hojas de las plantas, y es posible que alguna de tus plantas ornamentales sea venenosa. Infórmate en tu veterinario y pregunta en tu vivero. Igualmente las ventanas sin alfeizar, los huecos que se van estrechando, o los cables eléctricos muy apetitosos pueden suponer un gran riesgo. Además de vigilar estos temas deberás educar a tu gato dejándole claro que puede, y no puede hacer, como a cualquier otro compañero de piso.

Como ya te indicará tu veterinario, deberás proporcionarle un espacio propio para descansar, aunque es posible que prefiera tu cama, un espacio para comer, un espacio para…eso y un rascador para que no la emprenda con tus muebles completará el equipo básico. Y cada espacio, mejor si está en un lugar diferente de la casa, aunque no estén muy lejos unos de otros.

Y así comienza la convivencia con tu nuevo compañero. Te irás dando cuenta que será el quien acuda a ti cuando tenga alguna necesidad que cubrir, ya sea comida, ganas de jugar o mimos, y que no siempre que seas tú el que requiere atención, él te la preste. La ventaja de ese individualismo, es que los gatos toleran mucho mejor la soledad que los perros. Eso no quiere decir que no se alegre de verte cuando vuelvas, o que no tenga días mimosos en los que esté pegado literalmente a ti todo el tiempo. No por ello debes dejarle mucho tiempo solo.

Los gatos son cotillas, no habrá nada nuevo que entre en casa que no sufra una minuciosa inspección, ni habrá un solo rincón de la casa que no conozca al dedillo. Aprovechando ese conocimiento de la casa y durante los ataques de individualismo se esconderá a descansar y es posible que pases un buen rato buscándolo, hasta que vayas conociendo sus guaridas.

Los cuidados veterinarios de un gato casero son relativamente sencillos, pero eso no quiere decir que no deba acudir periódicamente a revisión y vacunación. Aunque no salga de casa, tú si sales y puedes traerle muchas enfermedades del exterior. Ah, y acostúmbrale a ir desde pequeñito para que no se ponga nervioso, tanto él, como tu veterinario te lo agradecerán.

En cuanto a la comida, no inventes la rueda, no busques recetas caseras recomendadas por ese vecin@ experto en gatos. Aliméntalo con pienso y latas específicas para gato, formuladas para él; y nada de comida humana, y menos dulces, que además no apreciará, porque los gatos no tienen papilas gustativas para el sabor dulce. Cámbiale el agua a menudo. El agua es especialmente importante para la buena salud de los gatos.

Un tema importante es la esterilización. Los gatos son especialmente prolíficos y por ello debes consultar cuanto antes a tu veterinari@ para que te informe de las ventajas de esta práctica y el momento adecuado para ello.

Dicho lo dicho, un gato correctamente educado y cuidado, es una interminable fuente de satisfacciones y un continuo aprendizaje de unos animales realmente interesantes.

Y acabamos con una última curiosidad. ¿Sabías que los gatos que presentan manchas o patrones de tres colores diferentes siempre son hembras? Pues sí, se trata de una herencia del color ligada al cromosoma X que impide que haya machos de tres colores.

#eresresponsable